Soy Adara, una chica que pensaba que sería abogado en Madrid, en uno de los bufetes más prestigiosos de la ciudad.

Una chica que pensaba que nunca se enamoraría de un italiano.

Una chica que pensaba que la casa de sus padres era el paraíso en la tierra y que nunca elegiría vivir en un sitio diferente.

Una chica que... blah, blah, blah,... planes, ideas, pensamientos futuros... La película de mi vida. ¿Y ahora? ¡Bien lejos de lo que era "mi" realidad!

Vivo con un italiano, en una casa perdida en un pueblecito en Italia, doy clases de Pilates, Yoga y terapéuticas en mi modesto estudio.... ¡Y me encanta! ¡Me siento felíz!

 

La vida da muchas vueltas, como ya te habrás dado cuenta tú también; nunca sabrás donde estarás, qué harás, quién va a estar a tu lado y quién no, qué salud tendrás... puedes hacer planes y programas... pero las cosas cambian, tú cambias, tu alrededor cambia.

La vida está continuamente en movimiento, en evolución. El movimiento es vida.

Las posibilidades que tenemos de frente a nosotros son infinitas, queramos verlo o no. La vida es energía, tú eres energía. Cuanto más elevada sea tu frecuencia energética más cerca vas a estar del camino que te llevará a ser feliz. ¿Sobre qué frecuencia quieres trabajar tú? ¡Yo elijo la más alta! ¡La que me hará más feliz!

 

¿Como hacerlo? Empieza por cuidar tu cuerpo: tu templo. Es el único lugar cierto en el que sabemos que viviremos toda nuestra vida. Cuanto mas sano esté, mejor nos sentiremos. Nuestro cuerpo es nuestra manifestación más física y tangible, y de ahí nos adentraremos poco a poco en las capas más pofundas y menos tangibles de nuestro ser, si así lo deseas... (también vivimos toda nuestra vida con nuestra cabecita revoltosa: nuestras emociones y sentimientos, ... ).

Si me permites darte un consejo: el mejor plan es decidir vivir el "ahora", el presente, como si fuera el mejor día de tu vida. Y vivirlo de la mejor manera que puedas. Querernos y querer a quienes tenemos alrededor como si no hubiera un mañana, vivir el día a día con alegría, y cada día dar las gracias por tener la suerte de poder vivir así un día más.

Feliz día,

AdaRa*

"LA ENERGIA NI SE CREA NI SE DESTRUYE, SOLO SE TRANSFORMA" - Antoine Lavoisier.